jueves, 25 de enero de 2018

Mi alta. Enzo y Gabriel (parte V)


....
Llegaron buenas notícias, por fin!!!

Pero no cantemos victoria, de la misma manera que se sube alto, se cae en picado,...

El estómago de Enzo empieza a funcionar como debe, por fin una buena noticia, nos reciben los doctores en la UCI, con alegría.

Ha tolerado 1 cc de tu leche!! Un hilito de ilusión empieza a verse en mis ojos.

Su médica, me enseñó a tener los pies en la tierra, durante nuestra estancia en Cuidados intensivos, aunque me veía destrozada, nunca me dejó ser" completamente feliz", en los momentos que se podía. Nunca me dejo bajar la guardia y soñar, debíamos ser conscientes de la situación de lucha por la que pasaban nuestros pequeños.

Y entrecomillo esto, porque fue una mujer muy prudente en todo momento, aprendí de ella que hasta no tener la seguridad de que todo iba bien, no me lo diría.
Nunca tuve un consuelo falso por su parte, algo que le agradezco hasta el infinito, como todo lo que hizo.
En esos momentos, aunque las familias deseemos oír otra cosa, lo último que necesitamos son falsas esperanzas, nunca se sabe que puede pasar, a veces las cosas se tuercen. Es algo más, de las tantas cosas que aprendí  durante mi estancia en Madrid........

Cita:
Durante uno de mis días en la sala de espera, vi a unos ancianos muy nerviosos buscando las incubadoras, se acercaron a mi buscando información, les pregunté si el bebé estaba en UCI  o en cuidados medios, y me respondieron:
Es muy chiquitín y acaba de nacer!!!, les indiqué donde debían de ir.
Salieron llorando, me recordaron de mis abuelas. 
 Nuestro mayores, sufren tanto o más que los padres, a ellos, se les añade la desinformación, el desconocimiento de las nuevas técnicas, y la mochila de experiencias  sufridas que llevan a la espalda.
El caso es que me dieron mucha pena, les miraba y les miraba, no me pude contener y allá que me fui a consolarles, como si estuviera yo para consolar a  alguien.
Pero bueno allá que fui.
No os preocupeis 
Les dije:
 Mis bebés también han sido muy pequeñitos y ahí van poco a poco creciendo, aquí hay muy buenos profesionales, que tienen el milagro para cada caso!!
Para el nuestro ya no va a haber milagro, ha muerto!! Me respondieron


Sentí como si de un palazo me enterraran en un hoyo, fueron unos días horribles, no me quitaba de la cabeza a esas pobres personas, a esa pobre madre.
Y  en mi mente empezaron a rondar  mil y una preguntas horribles durante toda esa semana.
Decidí que no volvería a preguntar a nadie, ni a intentar ayudar, las cosas podían cambiar en cuestión de segundos y allí habían situaciones verdaderamente duras, y yo ya tenía bastante con la mía.
Así que egoístamente había que encerrarse en su situación y mirar hacia adelante, sino te hundías.
Este consejo me lo dio una auxiliar de enfermería a la que también guardo muchísimo cariño.


..... Seguimos en la UCI, los médicos se acercan a nosotros y nos dicen: 

 Enzo ha tolerado la leche, parece que la enterocolitis se ha frenado ( por decirlo de alguna manera), vamos que se ha curado, que no ha ido a más.

 Otro de los dones de su doctora, era alabarme y motivarme en lo que hacía.

Me dijo que ellos habían hecho una parte,en cuanto a la enterocolitis, con los antibióticos pero que el mérito era mío y de Enzo. Yo por ofrecerle las propiedades de mi leche, y él por su lucha tenaz.
En otro post os hablaré sobre mi lactancia.
Fui consciente de  lo importante que  fue para ellos, como contribuyó en la mejora su inmunidad, maduración y desarrollo de sus órganos.

Al escuchar las palabras que la doctora nos decía, se nos iluminaron los ojos tanto tanto, que hasta a los médicos les llegó, y como era de esperar, tuvieron que bajarnos a la tierra.
No podemos bajar la guardia, las cosas están yendo bien, pero quedan muchas pruebas por hacer y tenemos que esperar a conocer la maduración de todos sus órganos.

Bueno, pues agarrándonos fuerte a la esperanza, nos quedamos allí, sentados entre las dos incubadoras.
Y Víctor me dijo:
 Ahora vengo,no tardo nada 
Se fue a coger las llaves de un piso, me iban a dar el alta y necesitábamos un sitio donde vivir, o sobrevivir mejor dicho.
Yo ese tema lo dejé de lado, no quería pensar en cuando me tuviese que ir del hospital y dejarlos allí, no estar cerca de ellos.

Y así fue, ese fue mi último día me llamaron a la UCI,  porque en mi habitación estaba el doctor, con mi abuela y mi madre, me daban el alta y ya no podía estirarlo más.
Mi familia también se volvía a casa, habían trabajos y familia . Tengo un hermano que en aquel entonces tenía 18 años, con muchos miedos y dudas. Mi madre una peluquería que debía atender .

En fin, tenía que seguir luchando, y ahora sola con mi marido.
Mi todo, mi apoyo a cada segundo del día, nuestro apoyo más grande. Siempre para adelante, nos decía.
Buscó el mejor piso que podía haber en Madrid, y cuando digo el mejor, no me refiero a vistas o a lujos. Tenía lo mejor, una distancia de 5 minutos al hospital.
No podía sentirlos, ni tocarlos, pero estaba cerca, muy cerca.

Así que" desahuciada del hospital" me tocó dejármelos allí y con una cesárea, recién operada, irme a una que no era mi casa.


Tampoco me importó mucho, porque sabía que hasta pasado mucho mucho tiempo no iba a descansar.










(Esto es toda la casa, NO os asustéis por el desorden, la casa siguió así durante 3 meses, fue una casa de paso,de supervivencia, mini y con un alto alquiler, pero de mucha necesidad).



Recuerdo como si fuera ahora mismo, mi trayecto del hospital a esa casa, arrastrando unas chanclas de plástico tardé 20 minutos en llegar, abatida, como si solo caminara el cuerpo, y el alma se hubiese quedado con ellos, como si solo se escuchara un eco del ruido de los coches pasar, y la cera se alargara ante mí cada vez más, como si nunca llegara la puerta de esa casa...

Solo lloraba y lloraba, nada más en el día, y menos en la noche.
Victor me decía no te preocupes, ellos están bien, los médicos tienen mi teléfono y yo el de la UCI, mientras no nos llamen es que todo está bien!
imaginaos cada vez que el teléfono sonaba por cualquier otra cosa..... ese tono de llamada hacía temblar todo mi cuerpo... y el suyo también

Él se encargaba de todo, de la comida,  de la compra, de los trabajos que habíamos dejado,de que me cuidara con la medicación post parto,...
Yo solo de sobrevivir, de sobrevivir y de rezar para que mis pequeños también vivieran.

Al día siguiente me levanté, que podría no haberme acostado, porque total para lo que dormía y nada, lo mismo era.
Victor no descansaba y hacia la última madrugada, conseguía dormirse. Le dije a las 7:00h te vienes??

Marta son las 7 de la mañana! Me dijo

Y allí fui, me levanté a ducharme,con miedo, miedo por no cuidarme la cicatriz, miedo por caer,.
Sola, apenas sin poder levantar la pierna para entrar en la bañera, me duché, me vestí y llegué al hospital.


Luché, luché con todo y lo conseguí, como ellos!!!......











1 comentario:

  1. Sabes lo que hice yo? En su ‘vientre’
    Su incubadora , la ponian unas toallas ... y me lleve una a casa , olia a ella ese olor que jamas vuelven a tener ... dormi con ella toda la nche ... en mis extracciones de leche , recuerdo que en los dos primeros dias no salia nada , y me recomendaron subir a todas las tomas mirando a mi bebe y extractor en mano , y al fin salio leche
    Inocente de mi , saque 10ml entre los dos 😅 y dije bien sale leche , cuanod vi la cantidad las dije lo tiro no? Ya que habia muy poco y me dijeron corriendo noooo! Esto es lo mejor , y tu hija toma 14 insiste un pcoo mas , y me lo llenas , siempre apollandome ... y asi fue me dieron bolsas calientes y aumente mas de lo que pidieron !

    ResponderEliminar